La exquisita comida de Asturias, España

En el último verano europeo, dediqué una semanita de mi itinerario a recorrer una porción del Principado de Asturias (España) y tuve una muy interesante aproximación a su gastronomía. Arranqué por la costa en Gijón, me sumergí un poco en la montaña entrando por Cangas de Onís a los Picos de Europa y cerré con la ciudad de Oviedo.

En todos estos lugares, me encontré con muchos menús fijos o del día que reunían los principales platos de la cocina asturiana, algo que yo, como viajera generalmente solitaria, aprecio mucho, ya que me permite probar un poco de todo sin tener que elegir una única comida por no poder compartir con alguien.

Un ejemplo en Cangas de Onís que nos da un lindo paneo de las exquisiteces asturianas: fabada, queso cabrales, cabrito, queso gamonéu, ternera, pescado y sidra.

Ya en mi primera comida en Gijón me introduje al mundo de las fabes, una variedad de judías típica de la zona que se usa en muchas recetas.

Probé la infaltable fabada:

Y también las fabes con almejas en un menú marítimo:

En cada oportunidad, me deleitaba con alguno de los quesos que se producen en la zona, así que rápidamente me hice amiga de las tablas combinadas y de las porciones específicas de Cabrales, Gamonéu, La Peral y más. Me gustó muchísimo cómo exponían y detallaban el mundo de los quesos en los restaurantes Tierra Astur:

¡Y qué lindos se veían en los mercados!

Otro plato muy propio de Asturias que muchos de ustedes, queridos lectores, me fueron recomendando por Instagram es el cachopo. Consiste en dos pedazos de ternera empanados que en el medio tienen queso y jamón ibérico, algo así como una milanesa doble rellena. Es un exquisitez, miren.

Era muy fácil ir a cualquier restaurant y pedir un filet de pescado a la plancha o preparado según las costumbres del lugar. Una de mis combinaciones favoritas fue la merluza del cantábrico a la sidra que probé en Oviedo (cómo me gusta que especifiquen el origen de la especie):

Bueno, aunque no sea específicamente comida, como mencioné la sidra no puedo dejar de decir que en todos lados se puede almorzar o cenar con una botella que te van escanciando de a poco para que la tomes «como se debe».

Se me hace agua la boca recordando estos sabores. ¡Qué ganas de volver!

Y les dejo algunos links de interés para comer rico:


También te podría gustar...

17 Respuestas

  1. Adrian dice:

    A esta hora y con una insípida ensalada esperándome 🙂

    Cuanta maldaTTT 😛

  2. Meteoedu dice:

    Soy un gran enamorado de Asturias, se come muy bien. Puede parecer pequeña pero con tantos valles y montañas, además de su costa. Da para muchas vacaciones, paisaje, gastronomía, la fauna, poder encontrarte un oso a pocos metros, solo puede ser en Asturias 😍

  3. Sonia dice:

    Qué bello que es Asturias! y no lo puedo creer; almorzamos en el mismo restaurante, La sifonería, allá por el 2014. Busqué mis fotos y allí estaba el mismo toldo, jaja! Este año volvimos a Asturias y paseamos por Oviedo para luego seguir rumbo a Galicia, increíble también! Gracias por recordarme aquella fabada del 2014!

  4. Ireny dice:

    Nunca probé nada de eso pero se ve tan rico que me dan ganas de ir a Asturias solo para comer!!! 🙂

  5. Eduardo dice:

    La costa verde desde SANTANDER HASTA GALICIA EL MEJOR PASEO DE TODA EUROPA MAR CAMPO VERDE MONTAÑAS Y NIEVE PICOS DE EUROPA

  6. Eduardo muñiz dice:

    El mar CANTÁBRICO AGUA MONTAÑAS Y NIEVE (Picos de europa) belleza sin igual

  7. Sergio dice:

    Gracias Cintia. Hiciste un poco de justicia con la comida de España. Recuerdo que un lector del Blog quiso juzgar la comida española por «las pastas», lago que no esta en el gen iberico.

  8. Elida dice:

    Asturias Paraiso Natural, es preciosa. La amaba antes de conocerla por mi padre!

  9. ghibaro dice:

    Hola Cintia
    Recién pude ver esta entrada hoy pues estuve de vacaciones.
    Cuando hablan de Asturias siempre me viene al memoria cuando pasamos por Luarca.
    Nos hospedamos en una casa La Paredana que fue un maravilla. Elisa, la dueña, una chica joven que la heredó de la abuela y puso en valor una construcción abandonada de 150 años de antigüedad respetando el exterior. Son 4 habitaciones con su baño privado decoradas con tan buen gusto, al igual que el resto de la casa, donde vive con su familia.
    Nos aconsejó que ver en el pueblo y donde comer. Sólo pasamos una noche ahí pero cuando vuelva por Luarca me volveré a hospedar ahí sin dudarlo.
    Que lindo Asturias. Hermoso viaje, Cintia. Saludos!!

Dejá un comentario