Viajar a Buenos Aires y alojarse en hostel

Para muchos porteños, la enunciación de este título puede carecer de sentido, pero para todos los no residentes o extranjeros que visitamos Buenos Aires la idea de viajar y alojarse en hostels es totalmente posible.

Muchas fueron las veces en que viajé a la capital del país desde Mar del Plata y elegí quedarme en hostels. Contra el prejuicio general, existen alojamientos de este tipo para todos los gustos, no todos son habitaciones pequeñas, incómodas y con muchas camas. También hay habitaciones que se comparten con pocas personas (tres, por ejemplo), privadas con baño propio y hasta se pueden encontrar pequeños estudios con cocina y baño.

Naturalmente, en el ámbito de las instalaciones sucede lo mismo que con cualquier alojamiento: hay de todo, desde habitaciones con mínimo lugar para dormir y cero espacios comunes hasta propiedades que tienen muchísimas comodidades para pasar un buen momento (biblioteca, juegos, bar, por nombrar algunas).

Les voy a contar algunos ejemplos de mis experiencias en hostels en Buenos Aires para ejemplificar esta variedad y, en algunos casos, reírnos un poco juntos.

Caso 1 – Hostel en San Telmo con toda la familia (el abuelo incluido)

Hace varios años, fuimos a la capital con toda la familia y elegimos un hostel que tiene mucho derecho a aparecer en nuestra guía de alojamientos recomendados en Argentina. Toda la familia implica que el grupo iba de los 15 a los 80 años: desde los nietos adolescentes hasta el abuelo, pasando por papá y mamá en el medio. Elegimos una habitación para cuatro y otra de dos, ambas privadas y muy cómodas.

La primera impresión fue buenísima, el hall de recepción a la calle era muy luminoso y con mucha onda: carteles ofreciendo actividades, folletos, música, colores y muy buen trato del personal. Al final del gran espacio común, había una cocina compartida y un patio, posiblemente nuestras dos zonas favoritas.

Foto: Hostel América del Sur

Las habitaciones tenían buen tamaño, baño privado y aire acondicionado. Dato no menor para personas mayores o gente viajando con valijas grandes: había ascensor.

Al terminar la estadía, los seis miembros del grupo salimos felices y pensando en volver al mismo hostel. Sí, ¡hasta el abuelo quería volver a alojarse ahí!

Caso 2 – Habitación privada en hostel en Congreso

Esta experiencia está asociada con ahorrar dinero y, como sucede algunas veces, no tiene los mejores resultados. Mi novio del momento y yo habíamos ido a Buenos Aires por un recital y buscamos un hostel económico en una ubicación medianamente central. Yo era bastante novata en aquella época, así que reservé sin darle mucho atención a la reviews ni detalles del lugar.

Si bien los recuerdos están un poco difusos, todavía hoy, cinco años después, la sensación sigue siendo bastante mala. Primero, nos atendió de mala manera una señora mayor; después, el lugar no era un hostel, sino uno de esos hoteles viejos con olor a humedad y decorados tétricos que hasta daban un poquito de miedo.

Por suerte sólo estuvimos una noche, dejamos una review marcando todo lo negativo y nunca más volvimos 🙂

Caso 3 – Habitación privada en hostel en Congreso (intento 2)

Aprendida la lección del caso anterior, al año siguiente elegimos una habitación privada en un hostel y nos aseguramos de chequear los comentarios y las fotos antes de presionar reservar. Si bien otra vez el presupuesto era acotado, accedimos a un ambiente mucho más agradable y distendido, con espacios comunes al aire libre, cocina y una pequeña biblioteca.

Foto: Hostel Vi Luz y Entré

En este caso, la experiencia fue favorable. No recomendaría locamente el hostel, pero no estuvo mal para una estadía breve en Buenos Aires a bajo costo.

Leyendo estas historias, podrán ver que el mundo de los hostels en Buenos Aires ofrece una amplia variedad. Podemos alojarnos en lo que mi abuelo denominaría «pocilgas», en hostels regulares o en propiedades que tranquilamente podrían ser hoteles pero eligen llamarse hostels por su ambiente y enfoque.

Post relacionados:

 

También te podría gustar...

18 Respuestas

  1. ebrack89 dice:

    Como es el nombre del Hostel de San Telmo ?

      • Starla dice:

        America del Sur también es el nombre de un hostel en El Calafate. Recuerdo haber pasado por allí, por la puerta, varias veces y desde afuera a través de espacios comunes vidriados, se veía gran comodidad en los espacios comunes y caras sonrientes y alegres de los que estaban alli. ¿Serán ambos hostels del mismo grupo? De verdad me resultó atractivo aquel lugar aunque nunca me alojé en él pero me hiciste recordarlo ahora que mencionás ese nombre.

        • jlcota dice:

          Sí, Starla, son del mismo grupo, en el de Bs.As. publicitan el de El Calafate. Algún día lo visitaremos 🙂

          Saludos

          • Maik dice:

            El del Calafate fui hace unos años y fue de la mejor experiencia. Sala común gigante, buena onda, cocina, todo super! Mandé gente ahí hace poco y sigue genial.

  2. Durante muchos años fui a Hostel Suites Palermo, siempre tuve buena experiencia e hice varios amigos en esas estadías 😀

  3. Soledad dice:

    A mi me gustó bastante el Portal del Sur hostel, en San Telmo. Pero lo conocí hace años, no sé cómo seguirá ahora

  4. Bebe Vega dice:

    Para recomendar son los Milhouse Hostel, uno sobre Avenida de Mayo(Avenue) y el otro sobre Yrigoyen casi 9 de Julio. Son lugares bárbaros, mucho movimiento, claramente para gente joven y que les guste un poco la noche, Aunque en mi caso hubo una noche que decidí dormir temprano y lo pude hacer perfectamente porque las habitaciones están bastante insonorizadas. Muchos extranjeros lo eligen e incluso en el staff hay varios extranjeros! Muy buena onda

  5. Aldo Gordillo dice:

    Buenísimo el tema del post!! Somos muchos seguidores del interior y uno siempre tiene que pasar por algo a Buenos Aires. Tomo nota de las recomendaciones.

    • jlcota dice:

      Gracias, Aldo. Es cierto, diversos motivos nos llevan a la capital a los del interior y los hostels pueden ser una muy buena alternativa a la hora de pensar el en alojamiento.

      Saludos

  6. Guillo dice:

    Un hostel? En capital los hoteles tradicionales son muy baratos si los comparamos con otras partes del mundo. Solo hay que buscar los que no fueron comprados por una cadena, mas baratos aún.

    En epocas de sequía 2000-2001 iba al hotel «novel», costaba $15 pesos aprox con desayuno incluido, para ser un 3 estrellas era un regalo, pero estaba hecho mierda.
    Hace poco se lo recomendé a un amigo y me dijo que pago 300 pesos, por las fotos parecía bastante bien remodelado. Lo mejor es la ubicación.

    Hoy no lo elegiría porque ya doy prioridad a otras cosas, pero le guardo grán simpatía a esos hoteles «europeos» de hace 100 años que siguen funcionando como en sus épocas de oro, a precios populares

  7. Dayana dice:

    Hace como 10 años estuve en uno llamado Soho Hostel y era la cosa más horrorosa que he visto en mucho tiempo, con decirles que fui al baño y después de eso le pedí a laempleada que me devuelva la plata porque el lugar no me gustaba (y no es que sea delicada, eh?). Lo gracioso fue que años después una compañera de la facu me contó que por un congreso cayó en un hostel horrible, y blabla y le dije “No era Soho Hostel?” ¡era el mismo!

    De ahí me fui a uno llamado Tango Hostel que estaba bastante bien.

    A los veintipico y viajando sola los hostels son una buena opción para conocer gente… pero a esta altura por menos de un 3 estrellas y baño privado ni salgo de mi casa jajaja.

  8. adrián dice:

    Hola Cintia. Desde toda mi vida, vivo en Buenos Aires. Lo que me impresiona de estos lugares son esos clásicos viejos y con olor a humedad. Tan mal me impresiona que no me arriesgo siquiera a que salga bueno.

    Sin embargo, busqué (aunque no conseguí) en algunos hoteles de Buenos Aires, con esa promo de millas 3×1 de Smiles. Estaba totalmente convencido de reservar 3 o 4 días, y volverme a casa, o ir a trabajar durante el día. Claro está, se trataba de buenos hoteles, de entre 3 y 5 estrellas. E incluso evalué pasar un fin de semana en el Faena. Todo por las millas, ji ji.

    En cambio, algunas veces sí he ido a hostels, por ejemplo, en Carmen de Areco, y el lugar era muy lindo. Todo nuevo y limpio, y nos tocó una habitación de 8 para dos. El conserje aseguró que si llegaba más gente, la mandaba a otra habitación. Sino, se complicaba.

    En fin, todo un tema el alojamiento donde terminemos. Podemos encontrar hostels muy buenos, y hoteles muy malos. Hay que saber elegir, y eso, tal como bien decís vos, te lo da la experiencia.

    Saludos.

  9. Maik dice:

    Yo estuve años quedándome por trabajo en Eco Pampa Hostel. Y si bien ahora se hizo más low cost, las habitaciones de arriba de 6 con baño privado están muy bien, hay cocina. Cobran por el desayuno, toalla y creo que la cama te la armas vos desde la última vez que fui.
    La ubicación es excepcional eso si. Y limpieza sigue muy bien.

Dejá un comentario