24 horas en un ferry desde Grecia a Italia (Patras – Ancona)

Dado que tenía un pase de tren Eurail que cubría la ruta internacional desde Grecia a Italia en ferry pagando solamente la reserva (info en este post), decidí cruzar de un país al otro por mar y dedicar 24 horas de mi viaje a navegar.

Llegué a Patras (Grecia) en bus desde Atenas en un trayecto que duró un poco más de dos horas. También podía ir en tren, incluido en el pase Eurail, pero opté por el bus por una cuestión de horarios. En Patras pasé una noche en el hotel Olympic Star, comí muy bien en las tabernas Labyrinthos y Siniálo, anduve paseando por la zona del castillo y la costa.

Una vez en el puerto de Patras, fui al mostrador de las empresas de Attica Group para hacer el check-in. Me pidieron el pase Eurail con el día de viaje escrito y el pasaporte; sellaron el pase y me entregaron el ticket, ya que yo había hecho reserva por teléfono.

Antes de subir al barco, tuve que pasar un control de seguridad muy parecido al del aeropuerto en donde me preguntaron por un pequeño cuchillo que llevaba y unos alicates. Como el tamaño no era mayor a la cantidad de centímetros permitidos (no recuerdo el número), me dejaron cargar ambas cosas conmigo y pasé tranquila a esperar el bus que me llevaría hasta el ferry.

Si bien los trámites de embarque me tomaron unos 25 minutos, se recomienda ir al menos con 1:30 hs. de antelación. Yo fui bien temprano y estuve una hora a bordo del Superfast XI de ANEK-Superfast esperando a que zarpáramos.

Al viajar en un dormitorio, tuve que pasar por la recepción para retirar una tarjeta magnética de acceso. En mi caso, tenía una cama en una cabina para mujeres con dos cuchetas de tres y, además, la zona contaba con baños y duchas privadas y lockers para las valijas.

Si bien el dormitorio era pequeño y el espacio entre una cama y la otra en las cuchetas era escaso, el colchón era cómodo y, acompañado por el movimiento del mar, dormir era muy fácil. Yo dormí diez horas casi de corrido arrollada por el movimiento del jónico y el adriático.

En los lugares comunes, se encontraba una pileta (que no estaba disponible cuando viajé), una cubierta para tomar sol, varios bares, cafés y restaurantes, una tienda, un boliche (al que no fui), baños, duchas y varios espacios con sillas o sillones para estar.

Yo me había llevado unos sándwiches y agua para la cena, así que solamente probé el desayuno del buffet autoservicio. Comí dos huevos fritos, panceta, papas, un pedazo de pan y un té con miel por 10 euros (sí, bien tranqui, jaja).

Algo muy útil es que se puede comprar acceso al WiFi a bordo para todo el viaje por €5. Aunque tiene sus altibajos naturales, la evaluación final es positiva. Yo escribí varios post y hasta publiqué uno estando en altamar 🙂

Aunque salimos con algunos minutos de demora, la llegada a Ancona (Italia) fue puntual. Lamentablemente arribé fuera del horario en que funcionaba el shuttle que te lleva a la estación ferroviaria sin cargo, por lo que tuve que caminar algunas cuadras para llegar a la parada del bus local. Si van al puerto de Ancona, no dejen de chequear esta opción de transporte gratuito.

Entre el tiempo que pasé mirando el mar, tomando sol, investigando el barco, escribiendo y durmiendo, las 24 horas de viaje se pasaron volando. En términos generales, la experiencia fue muy buena, pero creo que en una ocasión futura preferiría el avión para transportarme más rápido.

Post relacionados:

 

8 Respuestas

  1. Ireny dice:

    Me trajiste recuerdos porque hace unos meses hice el mismo trayecto con la misma empresa, pero como te conté en tu otro post, mi experiencia de dormir en los asientos reclinables no fue tan buena jaja.
    Quisimos ir al boliche con mi novio pero me parece que no funcionaba. Una preguntita por si se me ocurre repetir la experiencia, cuanto te salió dormir en las cuchetas?, porque en las habitaciones privadas por lo que vi, el costo se va demasiado alto y hasta es más económico el aéreo.
    Saludos 🙂

    • Cintia C. dice:

      Hola, Ireny. Me acuerdo de tu experiencia, cierto que durmiendo en los espacios comunes la cosa cambia mucho. Por tener el pase Eurail, sólo pagué 12 euros de reserva. Si quería comprar esa misma cucheta en la web, me costaba unos 110 euros. Gran diferencia. Saludos.

  2. Ireny dice:

    Sólo 12 euros? Asi vale la pena! Yo tambien tenia el eurail pass pero ahora que me acuerdo cuando fui a reservar lo unico que quedaba disponible eran los asientos ?Tal vez porque era agosto, a pesar de reservar un par de meses antes…

  3. Guillermo dice:

    Linda experiencia Cintia, pero como vos decis, para la próxima el aéreo…

  4. Ireny dice:

    Disculpá que sea tan preguntona jaja, pero aunque tammbien prefiero el avión, a veces no se consiguen vuelos baratos en la fecha que uno quiere y por ahi está bueno tener en cuenta otra alternativa…
    Me dio curiosidad cuando vi las cuchetas de saber adonde dejabas el equipaje, hay algun estante al lado de la cama?
    Gracias!

    • Cintia C. dice:

      No hay ningún problema con ser preguntona, Ireny. Los equipajes grandes se dejan abajo, cerca de donde estacionan los autos al ingresar. Para la mochila o cosas pequeñas están los lockers que menciono en el post. Saludos.

Dejá un comentario