De viaje: esperar y hacer fila para comer en un restaurante

Cuando estamos de viaje, transcurrimos nuestro tiempo en otro lugar. Y justamente el tiempo es una unidad de medida bastante concreta al pensar en un viaje: se venden paquetes de «tres días en Roma», se analiza cuánto duran un tour que queremos contratar, se tiene en cuenta cuánto lleva llegar del aeropuerto al hotel en transporte público y cuánto se demora en Uber o Cabify… Tiempo, siempre el tiempo.

Una de las cosas a la que sí o sí debemos dedicar tiempo en nuestros viajes es a la alimentación. Al estar fuera de nuestra casa, es algo que solemos hacer en establecimientos gastronómicos, ya sean locales de comidas rápidas, bares, restaurantes, patios de comida, etc.

Algunos establecimientos gastronómicos requieren esperar para poder ingresar e incluso hacerlo formando filas para ello, es decir, requieren consumir nuestro tiempo de viaje para poder entrar a comer.

El otro día, por ejemplo, andábamos por Bariloche y muchos lectores nos recomendaban un lugar llamado «La Fonda del Tío», pero la recomendación venía con una advertencia: «preparate porque hay que hacer cola para entrar». Fue justamente esa advertencia la que nos hizo desistir de ir a conocerlo (al menos en este viaje), la estábamos pasando muy bien en Bariloche como para consumir nuestro valioso tiempo esperando para ingresar.

No podemos ignorar la célebre frase «El que sabe comer sabe esperar«, pero una cosa es esperar charlando dentro del establecimiento, tomando un aperitivo, que esperar haciendo una fila afuera, ¿nocierto?

Claro que las reservas, cuando funcionan bien, vienen a solucionar este problema. Aunque al estar de viaje, entre que algunos establecimientos no toman reservas y queremos disfrutar de la espontaneidad, no siempre es posible.

Y ustedes,

¿Han hecho filas y esperado bastante en sus viajes para ir a comer a algún lugar?

 



Nota: Esta publicación puede contener links de afiliación por los cuales recibimos una retribución económica en caso de que realicen una compra o contratación, sin esto implicar un gasto extra para ustedes. Más información.

38 Respuestas

  1. AleM dice:

    si voy a un restaurante y hay cola, no pierdo tiempo y busco otro

    • Ezequiel dice:

      Si el restaurante me interesa muuucho… a los sumo 20 minutos. Pero trato de ir a lugares con reserva, o de cenar temprano. Pero mas de 20 minutos, ya no hay disfrute. Y esto lo hago acá y en cualquier lugar del mundo

  2. Maria Veronica dice:

    Como bien dice la nota, el tiempo es lo más valioso en un viaje. No me gusta desperdiciarlo. Si no funcionan las reservas, no voy.

  3. leonardo dice:

    El tiempo es un mani, decia Ravinovich, no? O algo asi.
    He conocido lugares hermosos por «no esperar» en los lugares hermosos para conocer.

    Con un conocido tenemos una compulsa permanente basada en una experiencia breve en Paris, hasta ahora unica vez en la Ciudad Luz para ambos.
    El y su pareja hicieron cola en el Louvre, mas la recorrida, fue su visita a Paris. Yo me negue rotundamente y con mi esposa fuimos a caminar, Barrio Latino, Opera, Notre Dame, etc, etc, etc. Todo el dia y solo un subte.
    Ambos decimos que «el otro» se equivoco.

    • jlcota dice:

      Linda anécdota que refleja muy bien la maravillosa diversidad de gustos e intereses

    • Caia dice:

      Pienso como vos y creo que el que se equivocó fue tu amigo. Si voy a tener sólo un día en una ciudad quiero conocer lo que se pueda de ella, no conocer un museo.

    • Sil dice:

      Clarísimo. Me encantan los museos y admito y tolero la fila, pero evalúo tbn la cantidad de días. En San Petersburgo estuve 2 días y no fui al Hermitage, por las filas. Preferí recorrerlo.

  4. Patricio dice:

    Soy muy ansioso, y detesto las esperas en las cuales no se sabe cuánto hay que esperar (indefinidas). Así que trato de ir a comer temprano, o bien con reservas. Ya de por sí me cuesta esperar cuando no se acerca el mozo, o cuando tardan mucho en traer la comida! Así que las colas largas en restaurantes no son para mí! Saludos

    • jlcota dice:

      Una de las peores esperas es cuando terminaste te querés ir ¡y no te traen la cuenta! ?

    • Ezequiel dice:

      Otro tema, si el mozo no se acerca a atendernos mas de 15 minutos, me levanto y me voy. Si la comida tarda mas de 30 (salvo que ne hayan avisado que es la preparacion lleva tiempo), tambien me levanto y me voy.

  5. Alberto Colifa dice:

    Ni loco hago fila para comer. No puedo entender a la gente que hace media cuadra de cola para entrar al Manolo de la Peatonal!

  6. Guillermo dice:

    Evito en lo posible las filas ee cualquier tipo, algunas no se pueden evitar y no queda mas remedio que hacerlas, pero para comer????? Nunca hice fila para comer ni me verás haciendo una. Es mas te diría, no pierdo mucho tiempo comiendo.

  7. Santiago dice:

    Ni en ped… espero. Odio hacer fila para todo. Prefiero comer mal, fuera de horario o algo comprado en el super sentado en una plaza o en cualquier lugar que hacer una fila.
    Obvio q me pierdo algo del viaje pero… ya lo tratare en terapia
    Saludos

  8. Andrea dice:

    La política familiar es no hacer filas para comer.

  9. Guillermo Stancanelli dice:

    Si voy con tiempo no me disgusta esperar si vale mucho la pena (me informo mucho antes de ir a un lugar a comer). Me gusta ir a lugares que muestren la cocina autóctona porque me parece que es una forma de conocer la cultura del país o lugar donde estoy.
    Pero si ando con poco tiempo trato de optimizarlo en hacer recorridos y el arte de alimentarse pasa a segundo plano.
    Slds

  10. Caia dice:

    Voy a ser sincera, el comer no es algo que sea prioritario para mí en un viaje, prefiero utilizar el tiempo de espera para recorrer, usualmente en los viajes no almuerzo, desayuno bien, pico algo si me da hambre mientras sigo recorriendo, y por la noche ceno, si es un lugar típico y especial quizás te espero unos minutos, si no busco otro..

  11. Carlos Javier dice:

    Me niego a hacer cola para comer, en gral trato de no perder el tiempo en colas de ningún tipo cuando estoy de viaje. Añoro cuando visite Europa por primera vez allá por el 2006 y casi no había colas para nada, subir a la torre Eiffel o al London Eye era cuestión de minutos. Hoy ante un turismo de masas, eso es casi imposible, se nos obliga a programar visitas, sacar tickets con anticipación y eso ya no me gusta. En fin trataré de seguir disfrutando de los viajes a mi manera y seguro me “perderé muchos imperdibles” por este motivo, pero también descubriré lugares a los q otros nunca llegarán …

  12. Emamdq dice:

    Para el próximo viaje a Bariloche, si van La Fonda del tío al momento de la apertura no tendrán que esperar. El problema es cuando concurren todos a las 21, 21.30, que es cuando está el primer turno comiendo. Y la cola, pasa rápido si hubiera.
    No se permitan volver a irse de Bariloche, sin probar las milanesas de la Fonda o cualquier otro plato.
    Ya planeo mi próximo viaje a Bariloche en octubre, en gran parte por las ganas de volver a la Fonda.
    Super recomendable.
    Saludos desde MDQ

  13. Gustavo dice:

    Trato de reservar , y en verano en MDQ, voy temprano, nunca 2do turno no me gusta esperar. A Manolo por ejemplo no voy salvó que salga de un evento 01,00 y es uno de los pocos abiertos.

  14. Sil dice:

    Jamás de los jamases. Espero para un museo, pero nunca para comer. Es más, es casi excepcional q vaya a un restaurante, me parece tiempo de vacaciones perdido.
    Por lo general alquilo con cocina, desayuno temprano y si no compro algo q se pueda picotear mientras camino o algo rápido al paso.
    Para aprovisionarse se va un rato antes del cierre o muy temprano y no se pierde tiempo

  15. Leo dice:

    La unica fila que hago es para subir al avion, y a veces logro evitarla. Hace poco hicimos un viaje con varios amigos, y la primera y unica consigna fue: cada uno come donde quiere a la hora que quiere. Extensivo a «cada quien hace lo que tiene ganas, y que nadie se ofenda si alguien se niega a hacer tal o cual actividad».
    Para cumplir horarios y hacer filas ya tengo bastante en la vida cotidiana. De viaje prefiero hacer lo que me pinta. Incluso si me pierdo de alguna actividad imprescindible

  16. Miguel dice:

    Fuimos con la familia en enero a Bariloche y comimos en La fonda del tío esperamos 10 minutos para entrar. Relación precio calidad excelente.

  17. Cristian dice:

    Nunca hice fila para entrar en un restaurante. No me gusta esperar. Si hay fila para entrar a un restaurante, sigo de largo y busco otra opción. Además, si el local está completo, es muy probable que una vez dentro, también demoren en traer los platos, bebidas, etc. Esto último me fastidia y mucho.

  18. Nestor dice:

    Soy enemigo de hacer fila y esperar.
    Si el restaurante no toma reservas y hay que hacer fila voy a otro.
    Justo me paso eso en Labra, pregunté en un puesto de diarios por un buen bar de tapas y me aconsejaron bien. Labra lo cocnocí en otro viaje.
    Para ir a museos o atracciones muy concurridas a veces prefiero un tour guiado que llegas y entrás

  19. Patofu dice:

    No me gusta hacer cola para comer, en Argentina jamás lo hago… alguna colita corta… en Madrid en la campaña o el de al lado que no me acuerdo el nombre para comer bocadillos de calamar, o un domingo en lis 100 montaditos.
    La única vez que hice una cola larga fue en New York en Elen Stardust…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *