Amorgos, el mar azul de las islas Cícladas (Grecia)

Hace unos días volví de un hermoso y extenso viaje por varios países y la verdad es que no sabía por dónde arrancar a escribir. Si bien varios post fueron saliendo in situ, organizarme para empezar a relatar lo no escrito aún me estaba costando bastante. Así que hicimos una votación a través de Instagram para ver sobre qué tenían ganas de leer ustedes y ganó Europa, la ciudad y, dentro del viejo continente, Grecia.

Elegir las islas griegas para representar la ciudad es bastante inesperado, especialmente porque muchas de ellas no tienen propiamente ciudades, sino pequeños centros urbanos denominados χώρα (Chora). Pero tomé esta decisión para no repetir Atenas, lugar del que ya tenemos bastante escrito.

Después de darle varias vueltas, terminé por visitar tres de las islas Cícladas: Amorgos, Santorini y Anafi. Lo curioso es que fui en fin de temporada y, salvo en la reina Santorini, todas las islas menores estaban empezando a cerrar el boliche.

Mi primer destino fue Amorgos, a donde llegué en ferry desde Piraeus (el puerto cercano a Atenas) casi a finales de septiembre después de unas ocho horas de navegación. Las primeras tres noches me alojé en Katapola, un pueblo pequeño muy pintoresco en el que conviven tabernas y cafés con un hermoso mar azul y las montañas. La atmósfera en el puerto de Katapola es muy tranquila y, si bien varios locales ya estaban cerrados, se podía comprar en el mercado y disfrutar algunos locales gastronómicos de muy buena calidad.

Un punto en el que el fin de la temporada resultó desfavorable fue en la frecuencia de los buses, había pocos y en horarios que limitaban mucho el itinerario del día. Si uno maneja y tiene ganas de alquilar un auto, no es una mala idea para conocer las bellezas de Amorgos.

Hay también muchísimos senderos para caminar la isla, desde bien fáciles hasta intensos que requieren mucho esfuerzo.

Yo aproveché varios de ellos:

  • Desde Katapola a la antigua ciudad de Minoa
  • Desde Chora al Monasterio Hozoviotissa. Este espacio religioso, el segundo más viejo en Grecia, se encuentra enclavado en la montaña y requiere subir 300 metros escalones para llegar a él. Arriba, los monjes te reciben con licor psimeni raki y dulces y, si tenés ganas de charlar, te cuentan sobre el establecimiento y su historia. Las vistas desde ahí valen mucho la pena.

En la web de turismo en Amorgos pueden consultar todos los caminos para hacer a pie. Van a ver que algunos son muy extensos, pero tranquilamente se pueden hacer por partes.

Como mi ferry de regreso partía desde el puerto de Aegiali, siguiendo nuestros propios consejos fui a alojarme allí por una noche y quedé fascinada, tanto que me arrepentí un poco de no haber llegado antes. Pasé el día en sus playas paradisíacas y casi vacías, mirando sus molinos y subiendo pequeñas montañas para poder apreciar tanto azul desde la altura.

Como en todo Grecia en general, pude disfrutar de una comida increíble. En algunos casos, compraba de pasada un pita gyros por menos de tres euros y seguía, pero una noche me senté en una taberna cerca del puerto de Aegiali a comer propiamente y despedirme de la isla. Se llamaba To limani ths kyra Katinas (o Resturant Limani en español) y elegir un plato del menú era tarea difícil. Se especializaban en mariscos, pescados y carnes, yo probé una carne al vino con papas que tranquilamente podría haber preparado alguna de las sabias cocineras de mi familia. Miren qué simpático era el lugar:

Pensaba hablar sobre las islas Santorini y Anafi en este mismo post, pero al final Amorgos tenía mucho que decir ?

Post relacionados:

 

16 Respuestas

  1. Guillermo dice:

    Que lindos lugares, espero ansioso mas de las islas

  2. @rosales_mayra dice:

    Hermoso, algún día conoce Grecia !!

  3. Ana dice:

    Gracias, Cintia! Por fin llega un relato pormenorizado -y con tantas buenas imágenes- de esa isla que algún día habrá que visitar… Que sigan los posts helénicos…! Abrazo. Ana.

  4. Què lindas imàgenes !!! Te sigo a Anafi…

  5. natalia dice:

    Mas lindo, imposible!Saludos!

  6. Adrian dice:

    La verdad que se ve muy bien. Tuvimos la suerte de conocer Santorini pero haciendo escala en un crucero. Y nos dan muchas ganas de volver por mas días.

  7. Ireny dice:

    Que lindo relato Cintia! Me dio nostalgia por los gyros! Nunca comi tan bien y a tan buen precio como en Grecia.
    voy a poner a Amorgos en mi lista del año que viene 🙂

  8. Silvia dice:

    Ay Cintia vamos a Grecias , Santorini y Mykonos en julio, pero leyéndote me quedo con ganas de más islas, qué hermosas son,hay muchas bellas!!Yo descubrí también Vouliagmeni buscando playas cercanas a Atenas porque mi marido dice que le aburrirá Atenas, jajaja eso hasta que llegue, pero tampoco sabía que existían tan bellas playas a 50 minutos de Atenas lamentablemente estamos limitados por la vuelta al trabajo de nuestra hija que esta vez viaja con nosotros y no puedo agregar más días, pero me guardaré estos destinos para un próximo viaje, porque descubrimos grandes esta adicción y juro que solo pienso todo el tiempo en ahorrar para viajar. Gracias por tus relatos sobre la hermosa Grecia

Dejá un comentario