Doble castigo al finalizar un viaje: te tenés que ir y además armar las valijas

No sé si a ustedes les pasa, pero viaje tras viaje hay dos cosas que me van costando cada vez más cuando se acerca el momento de regresar a casa: una es justamente eso, asumir que el viaje termina y que debo regresar y la otra es armar las valijas ????

Sobre lo primero, no es que me moleste regresar, de hecho me gusta reencontrarme con mis afectos, mi casa, mi oficina y mi ciudad en general, pero lo que me resulta difícil es cortar el ritmo viajero justo cuando está en su mejor momento (porque siempre me parece que está en su mejor momento). Por ejemplo hace un par de meses estaba en Italia haciendo cosas fantásticas, alternando entre las playas sicilianas, un volcán activo, espectáculos musicales al aire libre en increíbles sitios arqueológicos, pero también formando una especie de extraña cotidianidad; ya me estaba acostumbrando al país, estaba muy cómodo hablando a diestra y siniestra mi italiano autodidacta, en una de las ciudades ya tenía mi pasticceria predilecta, sabía en qué esquina encontrar al señor con el carrito de frutas y verduras frescas; en otra ciudad ya tenía determinado cual era «mi parada del metro»… y, de repente, todo eso tuvo que cesar, llegó el momento de volar de vuelta a casa.

El segundo «castigo» que menciono en el título del post es el de armar las valijas, esto no suele ser algo relevante cuando volvés de una escapada en la que estuviste unos días en alguno de los hoteles de Gualeguaychú o si son de viajar ligeros y estuvieron alojados en un hostel en Bariloche, pero cuando volvemos de un viajecito más lejano la cosa suele ser diferente, ¿no?

Uno suele ir acumulando cosas durante el viaje, como cuando andás por USA o Europa, llegás al hotel y te esperan paquetitos de compras que hiciste online:

O fuiste pasando y te viste «en la obligación» de ingresar a algún local H&M, Ross, Primark, etc.:

O te tentaste con algo autóctono, como una lámpara o un juego de té o café en el Gran Bazar de Estambul:

Todo muy lindo, pero después ¡hay que armar las valijas y todo eso tiene que entrar!

Son frecuentes las veces en que los viajeros terminan comprando valijas antes de regresar para poder meter allí sus recientes adquisiciones, metiendo cosas en los equipajes de mano exigiéndolos hasta límites impensados, pero en este post me refiero a otra cosa en realidad, a la terrible paja pereza que nos da ponernos a armar las valijas.

Así que para mí el fin de un viaje es una especie de castigo por partida doble: me tengo que ir y además tengo que armar las valijas 🙁

¿Ustedes cómo manejan estos temas?

 

También te podría gustar...

45 Respuestas

  1. Clara dice:

    Me doy cuenta que me angustio hasta que lo tenga resuelto, porque soy de “comprar fuerte” en los viajes. Así que dos noches antes de volver después de cenar me pongo a “medir” qué tan bien entran las cosas en las valijas (indefectiblemente, para esa altura ya compré otra valija). Si veo que más o menos la piloteo, ya duermo tranquila. En un viaje lo dejé para el último día y no entraban las cosas – ya aprendí de esa experiencia. En aquel entonces un amigo me cambió su valija por la mía (su valija era enorme) t ahí anduve bien. Pero si no estaba mi amigo, estaba al horno! Igual esa valija se pasaba de los 38 kilos así que en el aeropuerto me hicieron pasar cosas al de mano (y ahí aprendí que por más exceso de peso pagues, no te podés pasar de 38 kilos en una valija, al menos con AR).

    • jlcota dice:

      No me quiero no imaginar lo que significa eso «comprar fuerte», Clara ????

      • Eugenio dice:

        Comprar fuerte… fue en mi ultimo viaje familiar (con el dolar a 20, realmente uno percibía que todo estaba realmente barato) eramos 4 adultos y dos niños de 6 años: entre todos teniamos 10 valijas despachadas, 4 carryon y 4 mochilas heavy y 2 mochilitas (de los niños)… en total 20 bultos. En los aeropuertos necesitábamos 6 carritos a tope y solo eramos 4 adultos para manejarlos. Me juré que nunca mas superaria la capacidad de carritos que podían manejar la totalidad de los adultos. No te voy a explicar como en todo lados nos miraban raro… en la llegada al aeropuerto… en el counter… y ni hablar a llegar a ezeiza.

        • jlcota dice:

          Ja, ja, ahora a respetar ese juramento, Eugenio.

          Saludos

          • Eugenio dice:

            Siempre venia con carritos a tope en mis viajes… pero el ultimo… en el que no me alcanzaban las «manos adultas» para manejar los carritos de los aeropuertos… dije… ¿hacia falta comprar «tanto»… si siempre compré mucho y vine a tope?… pero nunca se me había desmadrado tanto. De ahora en mas el limite será la cantidad de manos para manejar el equipaje.

        • Federico Figueiras dice:

          Mi ultimo viaje a eeuu fue en mayo, coincido que con el dolar a 20 estaba todo barato- la mitad o menos que aca, especialmente ropa y electronica.. Y compre muuucha mucha ropa y zapatillas que despues no me entraban en la valija jaja y tuve que compra otra…Me intriga saber ahora si sigue conveniendo, algun post de alguien que haya viajado con el dolar a 40…?? A primera impresion diria que ya no conviene tanto, pero con el ritmo inflacionario que tenemos capaz si siga habiendo diferencias importantes de precio

          • Guillermo dice:

            Electronica y ropa siempre va a convenir, obvio que ahora un poco menos y a sacar bien las cuentas, comida antes era mas barato que aca, ahora se emparejo o se fue para arriba, lo mismo con el combustible. Antes se compraba sin limite y cualquier cosa, total era mas barato que aca, ahora seremos mas selectivos y cuidadosos.

          • David dice:

            Es tal cual como dijo Guillermo, estuve 10 dias en NY y sigue conviniendo la ropa y electronica. Ejemplo: Termos Stanley los compre a 25 dolares y en Argentina salen mas de 3000.
            La comida si se encareció a nosotros con el dolar a 40, pero convengamos q NY es un destino caro comparando con otros destinos
            Slds. David

    • Starla dice:

      Jaja, me encantó la frase «comprar fuerte».

  2. Starla dice:

    Totalmente doble castigo. Además de que te das cuenta de que lo que compraste en el transcurso del viaje no entra en el equipaje que traias, y tenés que salir a comprar una valija. Y eso que soy de viajar con equipaje de mano, pero si es un viaje largo me tengo que resignar a volver con valija despachada.

  3. Graciela dice:

    Hola Amigos Buen dia Buen inicio de semana!! me pasa lo mismo!!trato que no me invada todo ello (mezcla de ansiedad, angustia ) jajaj e inmediatamente comienzo a planificar un próximo viaje 😉 Me llena de entusiasmo Con respecto a las compras Y siii gran tentación Quien no ?Lo que hago es lo siguiente Guardo en mi equipaje en primer termino lo comprado luego doy prioridades y siempre quedan de recuerdo en el lugar de vacaciones alguna remera, calzado elementos de tocador que lleve desde aquí ….Un abrazo

  4. Noe dice:

    Tenes toda la razón!! En mi ultimo viaje si quería volver, pero el mismo día que volaba me di cuenta que las compras hechas tipo «loca por las compras» no entraban y volé pero a comprar un equipaje de mano que nos salvo la vida; y sin saberlo, cuando llegamos, esa misma mini valija se fue a otro destino! El universo sabe porque hace las cosas; pero para no morir de angustia siempre me recuero: para poder irse, primero hay que estar.
    Por una semana más, soñando las proximas vacaciones!!!

  5. Guillermo dice:

    El volver es lo que me atormenta Jorge, cambios de habitos, vuelta al caos porteño, colas para todo, en fin, es salir del modo viajero = on y pasar al autóctono = on. El tema valijas, lo resuelve la genia que me acompaña hace rato (muuuucho), experta y malabarista con las valijas. Lo que si hacemos es llevar una «tula» (asi la llaman en La Florida) que es una especia de bolso de tela plástica resistente, como usan los Marines para sus pertenecías, plegado entra en cualquier rincón de la valija, para darse una idea, abierto es un tubo cilíndrico de un metro veinte en donde entra todo.

  6. Adriana B. dice:

    Siiii, claro que pasa! Me lleva mucho tiempo armar la valija tanto para ir como para volver, y además de la pereza lo que más bronca me da es precisamente eso ¡el valiosísimo tiempo que pierdo en eso! y pienso que podría aprovecharlo yendo a algún lugar que me quedó pendiente, o descansando para estar más fresca al otro día si es muy tarde. Pero bueno, como están las cosas ojalá muy pronto pueda estar experimentando esa mezcla de sentimientos otra vez!

  7. Viviana dice:

    Me pega mal el tener que irme, y depende del lugar a veces hasta moqueo, debe ser la edad, cada vez me cuesta soltar más las ciudades que me gustan. Con respecto a las valijas no tengo problemas, elabore el ejercicio de ir guardando, cerrando y pesando, entonces cuando llega el final solamente queda una valija con lo último para guardar, que se cierra a la noche y se deja preparada dentro de la valija pero en forma separada si hay que hacer cambio de ropa, generalmente viajo aprovechando huir del invierno argentino, y si tengo que dejar el hotel temprano pero viajo a la noche queda ropa abrigada para poder cambiarnos en el aeropuerto y no aterrizar y pasar frío. Me resulta y evitó ese stress que se genera al armar las valijas. Saludos

  8. Maria dice:

    Buen día Jorge! A mí me angustia irme del lugar porque sufro de wanderlust????
    En cuanto a las valijas sé que pago exceso a veces y siempre tengo mi balanza a mano para no pasar apuros en el chekin. Estoy muy canchera en el armado así que siempre armo las mías primero y después las de mis amigas.Dónde sufro (fuerte) es en Aduana…
    Por eso mismo ya próximo mi viaje de festejo por 30 años de maridaje; voy a debutar por primera vez viajando 20 días con SOLO LA VALIJA DE MANO!! ????
    Después te cuento!!
    Saludos

  9. Eduardo dice:

    Sobre «el regreso» creo son estados de ánimo producto del viaje, a veces comparto eso de «volver justo ahora???» aunque también sucede eso de ya querer pegar la vueltita por los afectos, el lugar, las cosas propias, compartir y eso… que dura como una semana, tal vez! jaja!

    Y respecto de armar la valija al regreso… tu nota me hace reflexionar y tal vez debí se más tolerante con mi ex pareja (aunque ciertamente no se terminó por eso) pero es un enorme fastidio esa pérdida de tiempo y energía de tratar de meter una vaca en un baño, la valija extra, el potencial mal rato en el aeropuerto, cargar con todo eso…que se yo, eventualmente una vez puede ser, pero finalmente no creo que valga la pena.

    Pregunto: se dá de baja parte de lo que no se usa, producto de las «nuevas adquisiciones?»

    • jlcota dice:

      Me alegra que esta nota sea disparadora de reflexiones, Eduardo.

      En mi caso sí, muchas veces algunas cosas quedan en el camino.

      Saludos

  10. Mimi dice:

    hola!!! lo mismo que a todos uds. en cada viaje siempre hecho alguna raíz, me cuesta irme y deshacer esa rutina viajera, disfruto tanto cada viaje!! por eso siempre trato de armar otro destino tan pronto regreso a casa….2 viajes importantes x año!! es lo que aspiro y trato de cumplir mi deseo! y con el tema de las valijas ya decidí llevar 3 conjuntos monocromaticos y combinables entre sí, por que sé que siempre compro bastante en cada viaje, me gusta traerme cosas de cada rincon que voy, sobre todo ropa!…lo mas importante para mí, siempre lo llevo en el carry on… por si se pierde la valija!! saludos

  11. Verónica Herrera dice:

    Estres maaal! jajaja. Siempre paso la última noche en vela re-armando valijas. Tomo la precaución de pasar las últimas 2 noches del viaje en hotel para poder desparramar todo y volver a acomodar. Trato de imitar los videos de la señora japonesa que ahorra mucho espacio en su manera de guardar, me aferro a eso como última esperanza jaja

  12. Marian dice:

    Uh qué tema! Yo tb guardo las dos últimas noches para hotel cerca del aeropuerto y poder armar valijas. Me estreso pero gracias a mi marido que siempre arma él las valijas!! Yo me voy de paseo y el acomoda y pesa todo!! Un capo!!! Ni 100 gramos de exceso.

  13. Jimena dice:

    Soy obse, no puedo evitar ordenar la valija durante los viajes, es cierto que es feo irse y volver a la rutina, pero lo bueno que una vez que regreso empiezo a planificar el próximo y ya tengo en mente dos destinos para elegir….
    Volviendo a mí loca enfermiza obsesión, y la práctica funcionó cuando estuve en NZ siendo un ping Pong humano ,rebotando entre ciudades por 15 días, no me quedaba otra que apenas tocar la valija jajajajajaja,el problema lo tuve en Auckland donde estaba seis días y ahí no me quedo otra que comprar una valija y bueno luego pagar el sobrepeso jajajajaja, en Australia me pasó similar ,con la diferencia que apenas lleve cosas en la valija y volví con dos ….. inevitable , la ropa es un regalo allá
    Creo que esto que hago de mantener siempre ordenado se me hizo entre costumbre y obsesión, por hacer seguido acá escapadas de dos días, ya se me toma como algo normal ordenar todo porque en una o dos noches tengo que regresar…..

  14. Leo dice:

    Soy el rey de la «pereza» con ese tema. Pero no solo armar la valija. El check out que nunca coincide con tu horario de salida, los traslados, llevar los bultos, etc. Mi metodo es simple: Si voy al Caribe, llevo una sola valija al 50%. Asi como voy usando la ropa, la voy tirando dentro de la mitad vacia de la valija. Si voy a USA, voy con 2 valijas, una de ellas vacia, y voy armando las valija todos los dias con la ropa sucia y las compras (en caja, no la ropa nueva, esa la uso). El personal de limpieza de los hoteles me deben odiar porque dejo la valija tirada en cualquier lado para ir armandola. Me da tanta paja todo el tema de traslados que evite Europa algunos años porque ahi si tenes que moverte, y ya hay que organizarse mas para que no sea un caos y viajar liviano. Llegue a saltear lugares que me quedaban de paso para evitar un traslado. Ahora cuando viaje con la promo loca de Avios, me jure no saltearme nada y fumarme los traslados como corresponde. Incluso en mi plan original «anti traslados», tache Dresden a pesar de ir de Berlin a Praga, y evalue no bajar en Madrid para evitar el traslado (que son 2: Aeropuerto-Ciudad y viceversa). Pero decidi dejar de ser tan payaso y hacer todo. Espero cumplirlo!

  15. Norberto dice:

    A pesar de lo que me gusta viajar, yo no puedo evitar que una de las cosas que más nervioso me pone es hacer la valija para ir; por más checklists que use, para mí siempre es uno de los momentos más tensos del viaje

  16. Many dice:

    Hola chicos.

    En mi caso prefiero llevar lo mínimo indispensable tanto en la valija como en la mochila, para poder comprar ropa allá. No me ha pasado de que no me entre lo comprado, además cada vez intento gastar menos y me pregunto «¿voy a usar esto realmente?» antes de comprarlo.

    Note en la imagen que tienen una mochila Thule, estuve a punto de comprarme una en el último viaje, pero el modelo que había no me convenció. ¿Qué tal son? Me gusta el coso que tiene arriba para poner los lentes, que son incómodos de llevar en estuche en los viajes.

    Saludos.

  17. Andrea dice:

    Jorge,
    Me contas un poco ,as de ese viaje a Italia, Donde eran los espectáculos en zonas arqueológicas y un volcán activo ?
    Estoy planeando mun viaje a Italia para mayo.
    Yo no suelo comprar mucho cuando estoy de viaje. no me gusta andar con peso mientras camino.
    Después cuando vuelvo me arrepiento. Si como bien y tomo en eso gasto.
    Me lleva demasiado tiempo decidirme en comprar me tengo que probar soy una pesadilla, y eso demanda tiempo y prefiero pasar recorriendo y conociendo y no dentro de un shopping. Después me arrepiento. de no haber pasado un día en comprarme una zapatillas. solo en NYC compro. Fui a playa del carmen y los dias estaban tan lindos que no me encierro en un shopping ni loca.
    Como trajiste la lampara de Estambull, esa si la declaraste como equipaje extra, no hay forma de traer una lampara en la valija? jajjaj

  18. Andrea dice:

    UHHHH genial ya me pongo a leer sobre eso. Gracias .
    La lampara no me voy a poder contener. Son muy bellas.
    saludos

Dejá un comentario